No tengo trabajo. ¿Por dónde empiezo? (Parte I)





Sugerencias de búsqueda:    profesión     -     profesión país     -     país     -     profesión empresa     -     empresa
Al realizar la búsqueda se desplegarán una serie de pestañas para los países donde es posible que existan ofertas y un menú para organizar los resultados según relevancia o fecha de publicación.






No tengo trabajo. ¿Por dónde empiezo? (Parte I)
Por Luis Lozano Kaitien

Tómate un día libre para repasar mentalmente tu vida laboral, lo que has hecho, lo que te hubiera gustado hacer, qué cualidades has descubierto en ti y cuáles son aquellas facetas de tu profesión y las experiencias que te han sorprendido y motivado gratamente. Si estás buscando tu primer empleo, haz el mismo ejercicio pensando en tus estudios y / o cursos de preparación.

El primer paso a dar es hacer memoria y redactar una cronología de tu trayectoria profesional: repasa punto por punto cada puesto que has ocupado, cada empresa en las que has trabajado, revisa las fechas y haz una descripción exhaustiva de tus responsabilidades en cada puesto, que has hecho, cuáles han sido tus logros, si has tenido gente a tu cargo, etc.

Luego, haz un listado de tus conocimientos, experiencia y aptitudes, dominio de programas informáticos, idiomas... Esta lista es muy importante, porque con ella podrás medir tus opciones al postular a una oferta de trabajo pero también te ayudará a detectar si hay carencias y si necesitas asistir a algún curso de reciclaje.

Otro punto muy positivo a favor de esta lista es que te puede motivar a ampliar tus miras hacia otras posibilidades laborales que no sean concretamente la ejercida hasta ahora y con ello multiplicar exponencialmente tus opciones para encontrar trabajo.
Por ejemplo, supongamos que eres contable, obviamente dominarás algún programa informático de contabilidad. Podrías dar clases de uso y configuración de ese programa en una academia. Por lo tanto, a partir de este listado, confecciona una jerarquía en la que arriba del todo estará tu profesión principal y debajo añade, por orden de excelencia, las materias que domines. Al lado apunta las profesiones que crees que se puedan derivar de ellas. Por ahora, no escatimes incluso en hobbies, deportes u otras disciplinas en las que seas realmente bueno, es un guión personal, no tiene por qué verlo nadie.

Ahora que tienes todo por escrito, es el momento de pasarlo a limpio y redactar tu currículum vitae. En internet encontrarás miles de sitios muy profesionales que te explicarán como hacerlo adecuadamente. Animándote a que los visites para que te formes tu propia opinión, yo te voy a proponer una opción.

CARTA DE PRESENTACIÓN
Te recomiendo primero que escribas una carta de presentación. En ella debes emplear un tono sincero, respetuoso, confiado sin parecer pretencioso y evita el uso de frases hechas, sé desenfadado pero no coloquial. Es importantísimo transmitir profesionalidad, confianza y cercanía. No utilices tampoco listas enumeradas, viñetas, ni esquemas. Y por supuesto, debe estar escrita en primera persona.

Esta carta es un resumen de ti, como persona y como profesional. Va a ser la responsable de la primera impresión vayas a dar, así que préstale especial atención y rescríbela las veces que haga falta.

REDACCIÓN
Te propongo dividirla en tres partes: Qué has hecho / Quién eres / Qué ofreces.
Empieza por escribir dónde has nacido, qué formación tienes, especialidades, cursos y en qué centros las has recibido.

Luego, en el siguiente párrafo, resume en cuatro o cinco frases los puntos más importantes de tu trayectoria profesional: desde cuándo trabajas, qué cargos has ocupado, para qué empresas, en qué sectores y cuáles han sido tus responsabilidades o cometidos más relevantes.

Un nuevo párrafo en el que relatarás cuáles son tus aptitudes y especialidades adquiridas durante el desempeño de tu profesión, cuidado no hablamos de conocimientos, sino de experiencias tipo capacidad de negociación, atención al cliente, gestión de proyectos, supervisión, liderazgo de equipo, coordinación, control de presupuestos, etc.

Ahora en otro párrafo haz una breve descripción de ti mismo. Di dónde vives (ciudad) cuál es tu estado civil y si tienes hijos (estos tres datos sólo si lo consideras oportuno y relevante). A continuación cómo te consideras en tu entorno laboral, si eres una persona abierta, flexible, si te gusta trabajar en equipo, si soportas trabajar bajo presión, si eres creativa, si tienes iniciativa... Sé coherente a la hora de seleccionar los adjetivos y procura que tengan mucho que ver con el tipo de trabajo que ejerces. Es un anticipo de lo que podrán comprobar en las entrevistas y test psicotécnicos, así que mantén un tono sincero y demuestra en esos adjetivos que sabes perfectamente lo que se espera de un profesional como tú.

Y por último, explica en uno o dos párrafos tu disponibilidad para trabajar a tiempo completo o parcial (si procede), por cuenta propia o ajena (si procede) y disponibilidad para viajar o cambiar de residencia en caso de que fuera necesario. Describe qué puedes ofrecer como profesional, qué te diferencia, tus aspiraciones laborales, qué te motiva, en qué puesto o tipo de empresas te ves especialmente útil y crees que puede dar todo tu potencial y finalmente qué esperas recibir de tu futuro puesto de trabajo. Con esto estás mostrando tu compromiso para con tu profesión a la vez que sutilmente estás exponiendo tus condiciones, es muy importante que te des valor para ahuyentar a los ofertantes de empleo precario, pero sé comedido para no crear una impresión equivocada que limite tus opciones.

La extensión total de la carta como mucho no debe alcanzar los dos tercios de una hoja tamaño A4. Ahora te explico por qué.



MAQUETACIÓN
Dale un margen de 17 mm. a la página en ambos lados.
Configura el texto a dos columnas (en Word: Menú Formato > Columnas > Col. nº. 1 Ancho: 5 cm / Col. nº 2 Ancho: 11 cm - Selecciona la casilla "Línea entre columnas")
Elige una tipografía formal y de fácil lectura.
En la columna de la izquierda(la pequeña de 5 cm.) puedes listar en este orden lo que proceda:
(1) Aptitudes y conocimientos profesionales - (2) Estudios, cursos y especialidades - (3) Idiomas (niveles lectura, oral y escrito: básico/ medio/ profesional/ nativo) - (4) Conocimientos informáticos (niveles básico/ medio/ profesional) - (5) Datos de contacto (tfnos. y e-mail) - (6) Enlaces a páginas web, donde participas o se muestra tu trabajo.
Utiliza un tamaño de letra de 10 puntos.

En la columna grande pon una fotografía reciente, tu nombre, profesión y bajo el título PERFIL pega la carta de presentación que has redactado previamente. Utiliza un tamaño de letra no inferior a 11 puntos ni superior a 12 para el texto y de 16 puntos para los títulos. El resultado será más o menos así (pincha para ampliar):

curriculum-carta-de-presentacion-maquetacion

Con esto conseguirás que toda la información relevante esté adsequible a simple vista y además de una forma clara, concisa y original. Piensa que quién verá tu CV seguramente tendrá que revisar cientos al día. Agradecerá que le facilites su tarea.

VIDA LABORAL
La segunda parte de tu currículo, obviamente, será relativa a tu vida laboral y no debería exceder más de 2 páginas. Si te falta espacio, piensa en lo bien que te vendrá reservarte algunos detalles para la entrevista.

Lista tu experiencia de forma cronológica empezando por las más recientes. Escribe primero las fechas de inicio y finalización del puesto, luego el nombre de la empresa, sector de la actividad y cargo ocupado. Describe debajo y de forma concisa cuál fue tu cometido, tus objetivos y logros. Evita consideraciones o experiencias negativas.

Una vez terminada la relación de todos los puestos, si tuviste problemas de espacio en la carta de presentación, puedes abrir un apartado para ampliar la información sobre tus estudios, cursos realizados, premios y títulos académicos. Y con eso ya habrás completado tu CV. Ahora repásalo exhaustivamente punto por punto, utiliza el corrector ortográfico del editor de textos, es muy importante de que no haya ni una sola falta de ortografía ni que falte una tilde. Si tienes cartas de recomendación de tus antiguos trabajos, puedes adjuntarlos a tu CV. Escanéalas o fotografíalas para tenerlas también en soporte digital.

*Nota: No soy nada partidario de incluir en el CV datos personales tales como el número de Documento de Identidad o la dirección del domicilio. Salvo que te lo pidan expresamente, son datos que puedes aportar en la entrevista de trabajo o cuando pases el primer corte. Para localizarte ya disponen de tu número de teléfono y correo electrónico, nadie tiene por qué ir a tu casa ni lo va a hacer. Piensa que tu CV contiene mucha información sobre ti y va a ir a parar a manos desconocidas, sé precavido/a con la información que vayas a proporcionar.

Una vez que tengas el currículo vital acabado, tendrás la base con la que te será muy fácil, con las herramientas copiar y pegar, crear tus perfiles en las plataformas profesionales en internet y confeccionar los currículos propios de los portales de trabajo.
También puedes crear diferentes versiones (darle más relevancia a unos datos que a otros) para adaptarlas mejor a las ofertas de empleo a las que vayas postulando.

Convierte una copia del CV al formato PDF, te será muy práctico para cuando tengas que enviarlo por correo electrónico. Si resides o buscas trabajo en la Unión Europea te recomiendo confeccionar también un currículum estándar oficial europass. Puede que algún empleador te lo pida en ese formato.

Asimismo, si dominas otro idioma, tradúcelo para presentarlo a las ofertas redactadas en ese idioma e incluso para tus perfiles en internet.

En caso de ejercer una profesión creativa o de otra índole como instalador, constructor, etc. en la que es importante mostrar imágenes del trabajo realizado, supongo que sobra decirte que debes crearte un portafolio. Si tienes experiencia, incluye sólo los trabajos que se hayan realizado / ejecutados / comercializado o finalizado con éxito. Se debate bastante sobre la conveniencia de mostrar también los proyectos personales o no realizados porque ayudan mucho a definir tu potencial, pero hay que diferenciarlos del resto para no crear la sensación de que intentas aparentar más experiencia de la que tienes. Aparte de un portafolio tradicional, es muy práctico tener uno publicado en internet y también en un archivo PDF de entre 3 y 5 Mb, que es el tamaño máximo que habitualmente los empleadores aceptan recibir por correo electrónico.

Próximamente te explicaré cómo construirte un perfil en internet.
Pero para empezar, ya puedes exprimir nuestro potente buscador de empleo que está a tu disposición en la cabecera de esta página.

¡Mucha Suerte!


Luis Lozano Kaitien
Business Development en Jobvalía